Las comunicaciones ya no son lo que eran y más en los últimos 20 años. Desde las palomas mensajeras al WhatsApp, es imposible negar que la forma de comunicarse ha cambiado radicalmente no solo en el entorno personal sino también en el laboral.

 

El inicio de las comunicaciones escritas lo encontramos en la piedra, el barro o la madera. Las primeras civilizaciones trabajaban estos materiales y grababan en ellos símbolos que utilizaban para transmitir mensajes.

Dijo Charles Darwin que “la especie que sobrevive no es la más fuerte sino la que mejor se adapta a los cambios” y esto es sin duda, lo que ha hecho el ser humano en todos los aspectos de la vida, incluida la comunicación. A lo largo de la historia nos encontramos grandes inventos que nos han facilitado transmitir información: telégrafo, máquina de escribir, teléfono, fax, ordenador, teléfono móvil…

Todos estos objetos nos han facilitado la vida, también el en entorno laboral, que es donde desarrollamos la mayor parte de nuestra comunicación diaria. Los mails, las redes sociales, herramientas de reuniones y videoconferencias… están presentes a diario en nuestros lugares de trabajo. Estas cifras son un claro ejemplo de la cantidad de información que movemos:

 

¿Qué pasa en 24h?

  • Se mandan 760 millones de correos electrónicos
  • En LinkedIn se realizan más de 1,5 millones de búsquedas profesionales
  • Se crean más de 000 nuevas páginas web
  • En Twitter se mandan más de 400 millones de tuits
  • En Skype hay más de 000 millones de conexiones

Fuente: Qmee

 

Para manejar correctamente estos datos es importante que la comunicación sea de calidad, que el emisor y receptor estén bien definidos, que el mensaje sea claro, rápido y sencillo, que la respuesta que busquemos se obtenga en el menor tiempo posible; y siempre evitando canales ajenos a la empresa para proteger nuestros datos y nuestra información.

Esta comunicación de calidad resulta más fácil si contamos con los medios adecuados y si sabemos aprovecharlos y utilizarlos bien. En el entorno laboral también es importante tener esto en cuenta ya que una correcta comunicación es imprescindible para que la información fluya entre los distintos departamentos, si la información viaja permitirá actuar rápido, obteniendo mejores resultados.

El teléfono móvil ha sido uno de los responsables en esta mejora de la comunicación ya que ha permitido que ¾ partes de la fuerza laboral tenga un puesto de trabajo móvil, dando así más autonomía al trabajador y permitiendo que transcurra toda la semana sin pasar por un espacio físico como la oficina.

Para los trabajos con dispersión geográfica la buena comunicación es fundamental, la digitalización y las aplicaciones facilitan esta movilidad que hace que los técnicos envíen y reciban información estén donde estén.  En el caso de MovilGmao las tres herramientas: app, planner y portal web para el cliente final permiten que todos los departamentos se comuniquen con precisión y rapidez mejorando la calidad del servicio, aumentando la productividad y, como consecuencia, el beneficio.

Si deseas mejorar la comunicación interna y con el cliente es el momento de implantar una solución de movilidad que, sin duda, permitirá aprovechar los recursos de la empresa y agilizar procesos para mejorar la productividad, permitir más flexibilidad y una mayor colaboración entre empleados dispersos.

Si deseas recibir más información sobre como MovilGmao puede aportarte todos estos beneficios y muchos más… ¡no dudes en contactar para agendar una demo!

0 comentarios

MovilGmao

Artículos relacionados

Los retos del facility management en 2024

El sector del facility management encarará una serie de retos significativos a medida que nos adentremos en el año 2024. Estos desafíos abarcan desde la tecnología en evolución hasta las demandas cambiantes de los clientes y las expectativas de sostenibilidad. Uno de...

leer más