La tecnología pretende crear entornos, ya sean de trabajo o de ocio que beneficien al usuario final. Y gracias a estas tecnologías, nuevas y emergentes, ahora podemos incorporar formas digitales de trabajo en el mundo que nos rodea. Esto significa que podemos crear espacios públicos que beneficien nuestra vida cotidiana y utilizar la información para brindar beneficios tangibles a las personas.

Al integrar la tecnología en el paisaje, integrando por ejemplo sensores y cámaras en la infraestructura misma, los datos se pueden recopilar de manera no intrusiva, para entender cómo responde el espacio público.

 

Uso del Big data en las ciudades

Utilizando una infraestructura que recopila datos sobre los movimientos de pasajeros, se puede predecir cuando alguien va a querer sentarse en un banco mientras pasea por la calle principal de su ciudad. Se podrían analizar los movimientos de las bicicletas, respondiendo a su necesidad de un lugar para estacionar al entrar en una tienda. O también, las aceras podrían ensancharse automáticamente para albergar a más peatones, mientras que los pasos de peatones de LED aparecerían durante los picos de tráfico.

Esto puede parecer ciencia ficción, pero no es así, está claro que el objetivo no es solo crear una calle con alta tecnología; se trata de hacer una calle principal que responda a las necesidades de las personas.

Otro gran ejemplo se puede encontrar en el mundo del transporte. Se podrían instalar sensores a lo largo del borde de la carretera para monitorear las formas en que las personas interactúan con la red de carreteras, desde las velocidades de los conductores a lo largo de ciertas carreteras y los movimientos de los ciclistas hasta los cruces sin marcar, pero frecuentes para aquellos que caminan a pie.

Lo que a menudo falta es una verdadera comprensión de la conexión entre estos dos elementos: lo humano y lo digital.

Una vez recopilados, estos datos se pueden usar para replantearse y mejorar la forma en que se diseñan los vehículos sin conductor, teniendo en cuanta como las personas utilizan la red de carreteras.

En resumen, el uso de big data se trata de encontrar soluciones para las personas y de impactar positivamente la forma en que se mueven y experimentan nuestras ciudades. No solo estamos creando lugares, estamos dando forma a la forma en que los datos y las herramientas digitales pueden mejorar los lugares donde vivimos.

0 comentarios

MovilGmao

Artículos relacionados

Los retos del facility management en 2024

El sector del facility management encarará una serie de retos significativos a medida que nos adentremos en el año 2024. Estos desafíos abarcan desde la tecnología en evolución hasta las demandas cambiantes de los clientes y las expectativas de sostenibilidad. Uno de...

leer más

Digitalización en la ingeniería hospitalaria

La digitalización en la ingeniería hospitalaria ha revolucionado la forma en que los centros de atención médica planifican, operan y mantienen sus instalaciones. Esta tendencia se ha acelerado en los últimos años, transformando por completo la gestión y el...

leer más